Casa Económicas Vía Barranquilla – Santa Marta, un mar de incertidumbres