Casa Frarandula La nueva sensación: el cartagenero Wilder, el K-pitan