Casa Farándula Noche de ‘bordillo’ en suroriente