Casa Ciencia El sedentarismo y la muerte, un frío romance