Casa Frarandula Llegan las reinas a Cartagena, pero cada una por su lado