Casa Columnistas Junioristas, ¡a inyectarse de buena energía!