Casa Mundo Drama en Guayaquil: ni siquiera pueden enterrar a sus muertos