Casa Ciencia Azúcar y ácido fosfórico, el peligro de las gaseosas